Sitio Oficial para Secundarias Públicas

¿Aprendizaje basado en Problemas?


El Aprendizaje Basado en Problemas es una metodología centrada en los alumnos como el centro del aprendizaje dándoles la responsabilidad, esto consiste en plantear un problema de la vida real y dejar que ellos mismos pongan en marcha las estrategias necesarias para resolverlo.

Algunas recomendaciones son:

Establecer el objetivo:

  • Define las competencias y los objetivos de aprendizaje que quieres desarrollar en tus alumnos.
  • Elige un problema de la vida real que pueda vincular el aprendizaje.
  • Define cuánto tiempo van a tener los alumnos para resolverlo.
  • Decide qué y cómo los vas a evaluar.

Determinar formas de trabajo:

  • Formar equipos de 5 a 8 alumnos.
  • Fechas y horarios de entrega del trabajo.

Presentación del problema y aclaración de términos:

  • Entregar el problema tus alumnos.
  • Revisar con ellos los requisitos del proyecto (rúbricas o lista de cotejo).
  • Aclarar sus dudas.

Definición del problema:

  • Identificar el problema o problemas que deben resolver.
  • declarándolo en una pregunta clara y sencilla.

Planteamiento de respuestas e hipótesis:

  • La función del profesor es hacer de guía, cuestionar las hipótesis y creando respuestas adecuadas.
  • Definir estrategias para alcanzar los objetivos de aprendizaje y establecer roles. Mientras más variadas sean las estrategias que utilicen, más habilidades desarrollarán los alumnos.

Investigación.

  • Los alumnos buscan información para resolver los dilemas que han ido surgiendo.
  • Profundizar en los tópicos y posibles soluciones del problema consultando libros, revistas, diarios y páginas de Internet.

Síntesis y presentación.

  • Los alumnos deben recopilar, sintetizar y analizar la información recopilada, la cual debe cubrir los objetivos de aprendizaje.
  • Con esto los alumnos desarrollan una respuesta al problema en el formato solicitado (estudios de campo, maquetas, representaciones, experimentos, informe, presentación, invento o un vídeo, etc.)
  • Socializar el producto al resto del grupo.

Evaluación y autoevaluación.

  • Se evalúa mediante la rúbrica compartida con ellos al principio.
  • La autoevaluación se lleva a cabo bajo los mismos criterios de la rúbrica, lo que les ayuda a desarrollar su autocrítica.
  • Los compañeros bajo los mismos criterios de la rúbrica se evaluarán entre ellos, lo que llevarán a ver sus errores con respecto al problema.

¡De esta manera los alumnos construyen su propio conocimiento!