Sitio Oficial para Secundarias Públicas

La Nueva Ley General de Educación

Educación / septiembre 24, 2019

Dos leyes reglamentarias se aprobaron en lo general y en lo particular por el pleno de la Cámara de Diputados el pasado 20 de septiembre. Pero falta la ratificación del Senado, la cual se espera que suceda en los próximos días. La primera, regula el Sistema Nacional para la Mejora Educativa y el organismo que lo coordinará; su organización contempla un conjunto de actores, instituciones y procesos que contribuyan a la materia para la cual ha sido creado. La segunda, la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, ordena las funciones docentes, técnico docente, de asesores técnicos pedagógicos, directiva o de supervisión del magisterio, y norma los procesos de selección para la admisión, promoción y reconocimiento de acuerdo con un perfil profesional preestablecido. Ambas leyes tienen en común la pretensión de contribuir a la excelencia de la educación en un marco de inclusión y equidad siguiendo los principios (gratuita, laica, pública, universal, inclusiva y obligatoria, en el caso de la que imparte el Estado), fines y criterios orientadores (democrático, nacional, equitativo, inclusivo, intercultural, integral, de excelencia y favorecer la convivencia humana) establecidos en el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y es este el objeto de la Ley General de Educación, la tercera normatividad aprobada, y abroga la del 13 de julio de 1993. Por eso se le nombra también como Nueva Ley General de Educación.

El Estado Mexicano ideó la nueva escuela mexicana con el propósito de instrumentar el derecho a la educación. En otras palabras, la nueva escuela mexicana es el instrumento para garantizar el derecho a la educación en toda su magnitud (principios, fines, criterios, enfoques, perspectivas). La Nueva Ley General de Educación define las funciones de la nueva escuela mexicana. En el artículo 11, textualmente se establece:

“El Estado, a través de la nueva escuela mexicana, buscará la equidad, la excelencia y la mejora continua en la educación, para lo cual colocará al centro de la acción pública el máximo logro de aprendizaje de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Tendrá como objetivos el desarrollo humano integral del educando, reorientar el Sistema Educativo Nacional, incidir en la cultura educativa mediante la corresponsabilidad e impulsar transformaciones sociales dentro de la escuela y en la comunidad.”

La nueva escuela mexicana es un medio, un mecanismo, un instrumento para el desarrollo de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes (prioritariamente los más necesitados, quienes menos tienen, los grupos más vulnerables) mediante su mejoramiento integral y máximo logro de aprendizaje y con el fin de contribuir al bienestar, la transformación y el progreso de la sociedad.

El desarrollo armónico del ser humano y la mejora continua del proceso de enseñanza aprendizaje son los fines más destacables de la educación, los que delinean el tipo de mexicano que se quiere formar. Por medio de los planes y programas se favorecerán el desarrollo integral y gradual de los educandos. Se consideran las habilidades matemáticas, de lectoescritura, el pensamiento humanístico y el desarrollo de habilidades socioemocionales y motrices.

La mejora se relaciona fundamentalmente con el máximo logro de aprendizaje de los educandos y el desarrollo de su pensamiento crítico. Se aspira a la mejora continua de la educación, la cual implica el desarrollo permanente del Sistema Educativo Nacional. La Nueva Ley General de Educación es el instrumento jurídico–normativo que regula el artículo tercero constitucional. Los maestros deben conocerla y se recomienda, al menos, darle “una leídita”, como se dice coloquialmente, porque en buena medida enmarca la labor docente. Además de lo anterior, la nueva ley también aborda la educación indígena, la educación humanista, la educación inclusiva, el calendario escolar, el fortalecimiento de la formación docente, la mejora (escolar y continua), la participación de madres y padres de familia o tutores, de los Consejos de Participación Social y la abrogación de la Ley General de Infraestructura Física Educativa, entre otros aspectos igualmente relevantes.

Carpe diem quam minimun credula postero

Facebook: SergioDunstan
Twitter: @SergioDunstan

Sergio Martínez Dunstan