Sitio Oficial para Secundarias Públicas

Prevención del consumo de drogas en adolescentes: consejos para padres y madres

Educación,Salud,Sociedad / julio 13, 2021

Pasar tiempo todos los días con nuestros hijos en un contexto sin distracciones permite construir desde la infancia múltiples factores de protección, según los expertos.

Cuando los hijos llegan a la adolescencia los temores se apoderan de los padres: temor a la incomunicación, a la rebeldía propia de la edad, al declive de los resultados académicos, a los cambios de amigos y las consecuentes malas compañías… Y mucha más angustia nos supone la posibilidad de que se interesen por las drogas y las consuman de manera habitual. En efecto, las posibles adicciones dan mucho miedo y los datos de la reciente Encuesta ESTUDES lo avalan. Un 74,1% de los chicos, y un 77,5% de las chicas han consumido alcohol en el último año; mientras que cannabis, un 29,2% y un 25,9% respectivamente. El informe también refiere que la edad media de inicio en estos consumos es de 14 años. Muchos de estos muchachos acaban en tratamiento por adicción en torno a los 25, según el Informe europeo sobre drogas 2021: tendencias y desarrollos, elaborado por el European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA).

Se sabe, incluso, las preferencias de las sustancias, según género. Aunque en los últimos años ciertos consumos se han homogeneizado, Sergio Fernández-Artamendi, profesor titular del departamento de Psicología de la Universidad Loyola y coautor de Adicciones y salud mental en adolescentes: Dos caras de la misma moneda comenta: “En nuestro estudio hemos observado que los chicos consumen cannabis con más frecuencia, y que tienen más problemas de consumo de alcohol y cannabis que ellas”. En el alcohol, Eulalia Alemany, directora técnica de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, FAD, apunta una curiosidad: ellas se emborrachan más entre los 14 y los 16; y a partir de los 17 la tendencia se invierte y son ellos quienes más beben.

 “Otros consumos como el de cocaína son más elevados entre ellos; así como la práctica de juegos de azar y los problemas asociados al juego, que han crecido exponencialmente y son particularmente elevados entre los chicos”.

La prevención comienza en casa

La mayoría de los padres que estén leyendo esto pensarán que su hijo ‘no va a ser de esos’. Ese pequeño encantador y charlatán o esa niña divertida y cariñosa no pueden transformarse en solo unos años en alguien, casi, desconocido para el progenitor. Y es muy probable que sea cierto. Pero nadie está a salvo de una mala adolescencia. Los expertos recomiendan no esperar a que existan problemas para tratar de atajarlos, sino prevenirlos desde la infancia intensificando esfuerzos en la preadolescencia. Fernández-Artamendi aconseja una estrategia muy sencilla y eficaz: “Pasar una hora todos los días con ellos en un contexto sin distracciones (televisión, móviles); por ejemplo, la hora de la cena. Permite construir desde la infancia múltiples factores de protección relacionados con la supervisión parental: una relación de confianza, un mejor apoyo familiar percibido, desarrollo de habilidades sociales… De esta forma, cuando los problemas surjan en la adolescencia, será más fácil detectarlos de forma temprana y la relación establecida hará más fácil poder resolver los problemas de forma efectiva y sin (muchos) conflictos”.

Alemany se refiere a Factores de Protección. “Desde diferentes ámbitos se puede potenciar el desarrollo de este tipo de factores o habilidades para la vida que protegen frente a los consumos”. Se refiere a transmitir valores y actitudes positivas hacia la salud, claro. Pero también a ayudarles a crear su propia personalidad: “Fomentar la capacidad para tomar decisiones, la responsabilidad, enseñar habilidades para combatir la presión de grupo, la presión social hacia los consumos, crear un agradable clima familiar, transmitir un compromiso con la comunidad”. Por otro lado, la directora técnica de la FAD se muestra favorable a dar una información clara y objetiva sobre lo que son las drogas y sus efectos. “Si no lo hacemos por miedo a despertar curiosidades, estaremos fomentando esa curiosidad, y además nos arriesgaremos a que se busque esa información a través de otras fuentes, quizás no lo suficientemente preparadas”, como los amigos, Internet o películas que dan una imagen distorsionada.

Y en caso de que tengamos la intuición o la certeza de que algo está pasando y que se nos está yendo de las manos, hay que actuar y no dejar que el conflicto se cronifique. “Es preferible responder de forma temprana, y que el psicólogo nos dé algunas pautas ‘básicas’, que esperar en exceso. Es frecuente que en la clínica se reciban familias con múltiples problemas con sus hijos/as tras llevar años arrastrando conflictos”. Como en todo, lo difícil es mantener el equilibro: “Es importante tener en cuenta la edad que tienen y que no “patologizar” conductas que por otra parte pueden ser habituales o típicas en adolescentes, al menos en nuestra cultura”, añade Fernández-Artamendi.

https://elpais.com/mamas-papas/2021-06-30/prevencion-del-consumo-de-drogas-en-adolescentes-consejos-para-padres-ymadres.html?mid=DM71018&bid=640561669#?sma=newsletter_mamasypapas20210711m