Sitio Oficial para Secundarias Públicas

Tiempos de renovación: cambios, retos y desafíos…

Secundarias publicas

Uncategorized / mayo 7, 2019

Los maestros de Secundaria se encuentran una vez más ante encrucijadas cada ciclo escolar que deben resolver de manera apremiante, enfrentando retos y desafíos que impone el contexto actual.

En los últimos años se han experimentado diversos cambios que apuntan a esta pregunta obligada ¿cómo han sobrevivido los maestros ante tantos vaivenes?, hay muchas respuestas, aunque la clave ha sido avanzar y evitar el anclaje de los recursos docentes en el aula, principalmente en esta atmósfera de incertidumbre ante los cambios y la aprobación de la reforma educativa que hoy, por cierto, se encuentra en manos del poder Ejecutivo y Legislativo.

Adaptarse rápidamente y mirar hacia adelante, o más allá, permite que el docente cumpla con una parte de sus funciones, pero no debe olvidar lo más importante, los alumnos; su paso no puede pasar inadvertido, hoy más que nunca se tiene la obligación de dotarlos con una amplia variedad de herramientas y recursos académicos y habilidades sociales de acuerdo con la realidad que enfrentan día a día en el entorno en el que se desenvuelven, por lo que los recursos didácticos del docente son de vital importancia.

La preparación de los alumnos no depende de la aprobación de una reforma educativa sino de desarrollar las habilidades que les permitan insertarse en la vida social, demostrando capacidades suficientes para comprender, razonar procesos, analizar y seleccionar información de diversas fuentes, que incremente su léxico. Así mismo, actuar con valores, convencidos del respeto a la dignidad de las personas y la propia.

Los maestros tienen un papel decisivo hoy en día, ya que son corresponsables de una generación de jóvenes que esperan de ellos su mejor actitud, experiencia y habilidades para avanzar en colaboración, como factor determinante en los procesos de cambio, innovación y mejora y formación continua.

De acuerdo con investigaciones se ha demostrado que la formación de los docentes es un proceso continuo cada ciclo escolar, desde la preparación académica hasta el final de la vida laboral, es decir, se aprende a ser docente a través de la reflexión sobre la propia práctica y el aprendizaje entre pares, compartiendo las situaciones que enfrentan cotidianamente en los contextos particulares en los que se enseña.

Con el fin de que los maestros puedan impactar con resultados educativos de excelencia, es necesario mantener la discusión activa en ámbitos pedagógicos que promuevan la generación de prácticas situadas, innovadoras y resilientes.